El feminicidio tiene un origen social y cultural, biológicamente puede tener una incidencia mínima por que no existe ninguna ventaja ni razón evolutiva para que un hombre mate a una mujer, si la razón es reproductiva mediante métodos criminales (violación, que igualmente debe ser castigada) no tiene ningun sentido biológico asesinar a la mujer con quien uno intenta reproducirse

La razón principal de la agresión masculina hacia las mujeres es la represión emocional de muchos hombres debido a la cultura machista, debido a que aprenden a reprimir sus propias emociones naturales para demostrar su hombría y expresarlas de forma indirecta agrediéndo a las mujeres, quienes, debido a la cultura, son un tanto más libres de sentir, así los hombres reprimidos proyectan sus propias emociones reprimidas en las mujeres mientras las agreden. Esta represión de emociones no les permite a estos hombres reprimidos ver a las mujeres como seres humanos, ya que reprimen su empatía natural cuando tratan con las mujeres, en vez de eso las ven como objetos sexuales que pueden ser de su posesión, lo cual es una inyección paradójica inyectada en muchos hombres desde el patriarcado y desde la biblia misma, lo cual se explica en el apartado "El papa francisco" (el papa francisco es un buen luchador social pero necesita hacer aún más cambios dentro de la iglesia)

De igual manera, existen muchos hombres que, al ser rechazados, se sienten gravemente heridos y ofendidos, por lo que reaccionan, de igual manera, con agresiones y acosos, estas emociones son falsas y tienen que ver con el falso ego, un rechazo, naturalmente, no provoca una reacciòn violenta en las personas, puede provocar tristesa y puede ser dolorosa pero hasta ahí, sin embargo, los hombres que se ven a si mismos como "superiores" a las mujeres y que ven a las mujeres como inferiores a ellos no soportan que un ser que consideran inferior pueda decidir rechazarlos, de igual manera si dicho hombre machista se considera "guapo" o atractivo de alguna manera egoista, tal vez un rechazo le pegue mucho más en su ego. Tenemos que entender que todo ser humano vale por igual, sea hombre, mujer, transexual o lo que sea, solo al saber que nadie es superior o inferior podremos estar en armonía con nuestra conexión natural con los demás "emociones"

Los feminicidios son indignantes, crueles, despiadados y repugnantes, cualquier asesino debe ser encarcelado, pero, debido a una mayor vulnerabilidad de las mujeres, un feminicida se aprovecha de tener mayor fuerza física que su víctima, por lo que el castigo debe ser aún mayor.